Copiar enlace

En medio de gritos de “no más puntos” al menos 10.000 rappitenderos se dieron encuentro en Bogotá, al frente del Carulla de la calle 85 con carrera 15 solicitando a la empresa mejores garantías laborales y la vinculación por medio de un contrato en el que se expliquen bien los términos y condiciones para trabajar en la empresa. Además, los trabajadores de la popular red de delivery exigen que se termine con algunas políticas empresariales de Rappi con las que no están de acuerdo.

Los Rappitenderos quieren acabar con el sistema de puntos de Rappi

La aplicación Rappi desde un principio ha basado su modelo de asignaciones en puntos con el que acreditan a los rappitenderos, dependiendo de la cantidad de puntos, se designa quién trabajará, dónde y cuándo. Este sistema había funcionado de maravillas, hasta que la app se empezó a tornar más popular entre los trabajadores. Los domiciliarios de Rappi afirman que el sistema de puntos perjudica a los antiguos trabajadores de la empresa, quienes han visto reducidos sus ingresos a medida que nuevos repartidores se unen a la app.

Además de esto, se exige a la empresa que ya no contrate más domiciliarios, pues la sobreoferta ha hecho mermar aún más los ingresos de los trabajadores más antiguos. De momento, los protestantes han logrado ser atendidos por un representante de Rappi quién accedió a reunirse con un representante suyo para discutir los temas que plantean los trabajadores de la app.

Los manifestanes asistieron a la manifestación a bordo de los vehículos que utilizan para trabajar; motos, bicicletas y a pie, para plantearle a la empresa sus exigencias. La jornada se desarrolló de manera pacífica y sin bloquear las calles, pero de no ser atendidos, la misma se dirigiría al bloque 93 donde bloquearían la calle hasta tanto no sean escuchados sus reclamos.

Un repartidor de la app dijo a Reuters que Estamos en este momento acá por la justicia laboral” pues las condiciones de la empresa son demasiado duras para los trabajadores, quienes no están vinculados a Rappi por un contrato y se encuentran limitados por el sistema de puntos y por la actual sobreoferta.

San Victorino se une a la manifestación

Rappi, UberEats y Domicilios: las apps de reparto se posicionan en Bogotá

A la protesta de los rappitenderos se unieron los comerciantes de San Victorino, quienes vistiendo de negro como símbolo de luto por las PYMES del sector, exigían a la alcaldesa de Bogotá, Claudia López que se revisaran las medidas de cuarentenas sectorizadas para prevenir la propagación del coronavirus, argumentando que la asfixian al sector comercio de San Victorino. La protesta tuvo lugar en las inmediaciones de la Plazoleta Antonio Nariño.

A medida que los meses pasen y no se haya logrado controlar la situación con el Covid-19, este tipo de protestas podrían ser mucho más frecuentes; las duras medidas tomadas por Colombia y otros países para detener la expansión del coronavirus han enterrado la economía, y las PYMES son el sector más golpeado por esta realidad. A pesar de los esfuerzos por mantener a flote la economía colombiana, los efectos negativos de la cuarentena se hacen notar.

Imagen de noticiascaracas.com

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram