Facebooktwitterlinkedin

Los humanos somos seres más emocionales que racionales y muchas de nuestras decisiones se toman desde los sentimientos. Es por esto que podemos definir el marketing emocional como una disciplina donde las estrategias de venta, bien sea un producto o un servicio, se enfocan en crear un vínculo afectivo con las emociones de los usuarios.

Lo interesante de esta disciplina es que la comunicación que se establece entre las empresas y los usuarios tenga una bidireccionalidad, por lo que la participación del público toma mucha fuerza.

El objetivo es cubrir las necesidades afectivas de los consumidores

Más allá de entender que para las empresas su principal objetivo debe ser cubrir las necesidades afectivas de los consumidores, se debe tener en cuenta que en los tiempos modernos los usuarios son más exigentes pues estamos en la era digital y la inmediatez está a pedir de boca, por lo que todos tienen los recursos a la mano.

El marketing emocional se fundamenta en cuatro pilares básicos:

Vínculo afectivo marca-consumidor

Sin un vínculo afectivo entre la marca y el consumidor, el marketing emocional no existiría. Como dijimos anteriormente la comunicación es bidireccional, por lo que marcas y consumidores están en el mismo nivel comunicativo y los usuarios quieren ser escuchados, tener oportunidad de opinar sobre los productos.

Entonces con un buen marketing emocional tenemos por un lado, la marca que crea un producto que cubre las necesidades de su público, y por el otro, un consumidor satisfecho tanto por la necesidad cubierta como por las emociones que este le produce.

Experiencias, sensaciones y emociones

Ante la saturación de información que los usuarios reciben de tantas marcas y productos, es importante para las empresas marcar la diferencia con contenido de valor para los seguidores, usuarios, consumidores y clientes.

Detalles que pueden ser descuidados como el packaging puede lograr una experiencia y emoción de enganche en los clientes. Pero más allá del producto, para lograr una verdadera humanización de la marca, es necesario que el factor humano parte de ella tenga un sentido de pertenencia y crea fielmente en el producto lanzado al mercado.

Lovemark

Las empresas más importantes del mundo, como Apple, Starbucks, entre otras, han logrado ser las lovemarks de sus millones de consumidores. Los consumidores sienten amor incondicional por su lovemark, pero se debe tener mucho cuidado, porque la competencia está a un click de distancia y puede llegar otra marca que enamora más.

Marketing de contenidos

Ahora, el marketing emocional se cobija bajo el marketing de contenidos. Este último es el que te ayuda a entender que quieren los usuarios, las necesidades, el público objetivo y el target. El marketing de contenido, permite descubrir la mejor manera de mostrar todos los aspectos al público como son los formatos, las plataformas y en qué medida, para que el contenido resulte de valor.

Es muy importante conocer a tu audiencia

  • Antes de aplicar cualquier estrategia de marketing emocional es necesario conocer a tu audiencia y sus necesidades, para lo que puedes observar a través de redes sociales o si tienes más recursos aplicar alguna encuesta que te ayude.
  • Escoge la sensación que quieres transmitir para elegir el color adecuado según la psicología del color. Basa tu campaña en el color elegido.
  • Define tu historia en una frase o slogan con la que los clientes se puedan sentir identificados.
  • Crea un sentido de comunidad, de compañerismo que haga que tus usuarios quieran contar su experiencia a sus amigos y familiares
  • Provoca emociones que calen en lo profundo y puedan generar un recuerdo que perdure.

Imagen Rock Content

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram