Facebooktwitterlinkedin

En las crisis vividas hasta la fecha daba la impresión (y en ocasiones así era) que las empresas recortaban los primeros gastos en los departamentos de marketing, si este hecho ocurría en una organización que ya vivía un mal momento desencadenaba en una bancarrota absoluta.

Pero la actualidad es bien diferente, las empresas se han dado cuenta de la gran importancia que tiene el área de marketing y reconocen que otorga la base sólida desde la que construir una gran entidad, motivo por el cual la empleabilidad en este sector está en pleno auge reinventándose cada día.

El cliente es el centro de la estrategia

El marketing transaccional ha quedado obsoleto para las empresas que buscan una relación a largo plazo con el cliente. La búsqueda del engagement en los compradores se genera a partir de una base firme que se forma desde el contenido de valor.

Las estrategias actuales contemplan una serie de pasos en los que se acompaña en todo momento al cliente. Este ya no solo es el centro en el momento de crear una acción de tipo operativo, sino que se busca la personalización absoluta en todo el proceso. La atracción natural del cliente potencial hacia la empresa nos hace ser uno “encontradizos” de manera aparente.

Full funnel 

Este proceso que acompaña al cliente en todo momento, desde el lead hasta que se considera un cliente (en mayúsculas) se concretiza con el denominado full funnel.

El embudo parte desde la conciencia de esa necesidad, la cual nos hace empezar con el proceso de búsqueda. Para ello, como empresa hemos de generar cierto interés en ese posible cliente potencial, de manera que nuestro producto se convierta en una consideración a tener en cuenta. En este punto el posible cliente ya se plantea adquirir nuestro producto o servicio. Una vez decidido tendrá clara su intención o propósito y pasará a un nivel superior de evaluación real, desde la que finalmente decidirá si compra o no, llegando por tanto a ese final de la venta, pero no a la finalización de la relación con la marca.

En el proceso de esa venta ha intervenido el marketing haciendo que ese consumidor nos encuentre y nos elija, pero además seguirá estando presente en la experiencia directa con la empresa y en las siguientes adquisiciones que vaya a realizar. Se creará por ello la relación a largo plazo y el embudo nos habrá proporcionado un cliente fiel.

El modelo híbrido permanece y crece

En esta relación a largo plazo, y con los cambios y tendencias que permanecen y que llegan, el modelo híbrido determinará el cambio necesario. La omnicanalidad de un consumidor que no solo consume, sino que también produce, se vive con una transversalidad digital nunca antes conocida.

Se necesita de mucho estudio de mercado, mucha dedicación en la confección del buyer persona y grandes dosis de búsqueda para determinar las estrategias de la competencia.

Desde el término de lo híbrido debemos tener en cuenta la complementariedad de las ventas y el marketing: la retroalimentación entre áreas y la coordinación y coherencia entre departamentos. Además, debemos alinear la estrategia para obtener el mejores resultados, crear contenidos de valor es clave para interesar y captar a dichos clientes.

Demanda de perfiles profesionales

Todo ello nos demuestra la importancia de esos perfiles profesionales que se mencionan, los cuales, además de los conocimientos básicos necesarios, transversalmente tendrán muchas más capacidades.

Los perfiles profesionales del ámbito se forman en habilidades y competencias que son determinantes para optimizar una empresa. Estos profesionales expertos en marketing y ventas representan a la vez de manera intrínseca grandes aptitudes necesarias para cumplir con los objetivos fijados, para crear rentabilidad y, en definitiva, para llevar las riendas de las empresas líderes.

El perfil directivo es cada vez más buscado. Los profesionales formados en ventas y marketing se hacen necesarios en una sociedad que está transformándose a un ritmo frenético. Dicho esto, es importante formarse en este tipo de perfiles para lograr ese puesto deseado. Un ejemplo de formación de este tipo es el Máster Universitario en Dirección de Marketing y Gestión Comercial, de la Universidad Internacional de Valencia (VIU). 

Por todo ello, en la actualidad podríamos confirmar que, definitivamente, el marketing está más de moda que nunca.

Imagen: Depositphotos

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram