Facebooktwitterlinkedin

Spotify, esa aplicación de música en streaming que no puede faltar en ningún smartphone que se precie, ya es todo un clásico del sector digital. Con 422 millones de usuarios activos y 182 millones de usuarios de pago, este gigante dio en 2018 el paso de salir a Bolsa, con el objetivo de mejorar su competitividad frente a empresas como Apple y su servicio de iTunes, a Pandora o al mismísimo Amazon Music.

Pero, ¿de dónde viene la popular aplicación de color verde? En este post te contaremos algo más de la historia de este gigante de la música en streaming de hoy día.

Cómo nació Spotify

Spotify es de origen sueco y nació de la unión de las dos pasiones de su creador, Daniel Ek: la informática y la música. Daniel era tan precoz que fundó su primera empresa con solo 14 años: llegó a contratar a sus compañeros de Instituto para trabajar en la creación y diseño de webs.

Con 16 años, Ek intentó entrar a trabajar para Google, pero le rechazaron por no tener ningún título, así que fundó Advertigo, una exitosa empresa de marketing online en la que desarrolló una carrera exitosa. Tanto que, a los 23 años, en 2006, vendió Advertigo al gigante internacional Tradedoubler. Y ese fue un paso crucial en el nacimiento de su proyecto estrella, ya que convenció a uno de los fundadores de Tradedoubler, Martin Lorentzon, también sueco, de que hiciese la inversión necesaria para que Spotify viese la luz.

Un nombre que ya nos hemos acostumbrado a leer y escuchar, y que, curiosamente, se generó de manera fortuita en un intercambio de palabras entre Lorentzon y Ek mientras buscaban el nombre de la nueva creación. Uno de ellos entendió Spotify, les gustó, y como no estaba registrado, allá que fueron ellos a registrarlo.

Así, una vez ya con el nombre elegido, los ingenieros se pusieron a desarrollar la aplicación, primero solo para ordenadores, y nació el modelo de música en streaming de Spotify. Como curiosidad, entre los desarrolladores estaba, por ejemplo, el creador de uTorrent, integrada poco después en BitTorrent.

Spotify le da al play en 2008

Eso sí, a pesar de que Lorentzon y Ek crearon Spotify en 2006, las negociaciones con las compañías discográficas para obtener las licencias de las canciones retrasaron más de dos años su puesta en marcha de forma pública.

En su lanzamiento el 7 de octubre de 2008, Spotify se concibió como una aplicación para escuchar música online por ordenador, y solo estaba disponible, en principio, para algunos países europeos como Suecia, Finlandia, Noruega, Francia, Reino Unido y España. Los usuarios podían acceder a millones de canciones sin necesidad de descargarse nada.

Eso sí, si querías acceder a la aplicación de forma gratuita te tenían que invitar, sino tenías que contratar una suscripción de pago. Pero, con la aparición del iPhone y los smartphones Android, desde Spotify comprendieron que si querían ser alguien tenían que estar en los terminales de los usuarios, por lo que en 2009 crearon la app móvil para que los usuarios pudieran llevarse la música en su smartphone. Asimismo, crearon la modalidad Premium, que han mantenido hasta la actualidad (aunque añadiendo diferentes planes dentro de esta), junto a la gratuita.

Llegada a Estados Unidos

Pese a todos los problemas que ponían las discográficas estadounidenses para entrar en Spotify por los derechos de las canciones, al final la mayoría comprendió que tenían que estar, y en 2011 la compañía aterrizó en Estados Unidos, compitiendo de cerca con iTunes. A quien en 2016 ya había logrado sobrepasar.

Conversión en plataforma

Al poco de desembarcar en Estados Unidos, el creador de Spotify anunciaba en noviembre de 2011 la reconversión de Spotify en una plataforma que pudiera albergar aplicaciones de terceros, Spotify Platform. Tal y como lo explicaba Daniel Ek, la música iba más allá de la música, y así se integraron a la plataforma revistas como Rolling Stone con su propio canal o aplicaciones para ver las letras de las canciones como TuneWiki. La idea era llevar al usuario a recorrer la música por dentro y por fuera, y que Spotify no fuera solo un reproductor de canciones.

Asimismo, Spotify introdujo en su plataforma la posibilidad de que los usuarios pudiesen ver lo que estaban escuchando sus contactos e incluso compartir lo que estaban escuchando con ellos.

Spotify Free elimina el límite de horas de escucha

Aunque todavía no lo he mencionado, algunos usuarios de Spotify recordarán esa «tediosa» limitación de 20 horas de música mensuales que imponía en su versión gratuita. Sí, era un… contratiempo para los que no querían pasar a Premium, aunque el objetivo de Spotify con esta medida fuese precisamente ese.

Sin embargo, en 2014 llegó la gran noticia, y el gigante de la música en streaming anunció la eliminación definitiva del límite de las 20 horas… pero ¿gratis? Bueno, solo a cambio de publicidad esporádica que no podías saltarte, entre algunas de las canciones. Es fue el «precio» que se estableció para los usuarios gratuitos de Spotify.

Asimismo, en 2014, Spotify añadía una parte de merchandising de sus artistas en su plataforma al aliarse con Topspin, y un año después seguía apostando por la experiencia de usuario al unirse a Starbucks para «poner música a los cafés».

La parte más social de Spotify

Con la evolución de los años, la plataforma tuvo que adaptarse al impulso de la redes sociales. En 2016 Spotify se aliaba con Facebook para que sus usuarios pudieran compartir música a través de Messenger, y poco después, la plataforma de música en streaming llegaba a un acuerdo con Twitter para que se pudiesen escuchar canciones de Spotify sin salir de la red social.

Paralelamente a todo esto, en la historia de Spotify ha habido hueco también para apostar por la fotografía, al comprar la plataforma CrowdAlbum para que los usuarios puedan compartir fotos y vídeos de las actuaciones de sus artistas favoritos. Por otra parte, Spotify también apostó por el lanzamiento de series de producción propia. Asimismo, Spotify ratificó en 2016 el éxito de su lista «Discover Weekly»,  basada en los descubrimientos semanales adaptados a cada tipo de usuario y que se generaban según sus gustos musicales. Personalización al poder.

Desde entonces, Spotify no ha dejado de crecer y lanzar novedades, desdiciendo cada día a las voces que preconizaban su caída, enfrentándose a nuevos rivales como Tidal y poniendo en entredicho a quienes, directamente, cuestionan su modelo de negocio.

Siguiendo a las grandes tendencias tecnológicas

Spotify no se quiso quedar atrás en cuanto a avances tecnológicos. Las búsquedas e interacción con dispositivos por medio de la voz era una tendencia creciente, por lo que, en mayo del 2019, anunció el lanzamiento de sus nuevos anuncios habilitados por comandos de voz.

Inicialmente, este tipo de anuncios estaban destinados a las escuchas de ciertas listas de reproducción o de podcasts específicos, y en ellos se solicitaba a los usuarios hablar para interactuar con el contenido del anuncio.

Si el usuario no respondía o decía algo que no fuese el comando de voz, el anuncio se reproduciría hasta el final. Se estableció que solo estarían habilitados para los usuarios que hubiesen activado el control de voz en Spotify.

Spotify apuesta por los podcast, el contenido del momento

En 2019, Spotify anunció a bombo y platillo la adquisición de dos empresas dedicadas a la creación de podcast para apostar por este contenido en la plataforma. Estas eran:

  • Gimlet Media, una de las grandes productoras de podcast a nivel internacional, por un acuerdo que superó los 200 millones de dólares.
  • Anchor, compañía que proporciona a sus creadores de podcast herramientas para construir, difundir y monetizar sus programas.

Esta estrategia, más allá de atender el gran crecimiento de los podcast en el gusto de los usuarios, estaba ideada para desarrollar un nuevo canal para el consumo de su negocio principal. Una estrategia que no tardó en demostrar su éxito, convirtiéndose en una gran vía de monetización.

Aprovechando la popularidad de este contenido, Spotify, en 2020, decidió lanzar Streaming Ad Insertion, una herramienta para insertar publicidad en los podcasts exclusivos de Spotify. Gracias a esta novedad, que integraba tecnología SAI, se aseguraba la personalización de contenido, convirtiendo los anuncios insertados en los podcast en orientables. Además, Streaming Ad Insertion ofrecía una suite de herramientas de planificación, informes y medición para los podcast exclusivos de Spotify.

Y, tras esto, llegó la plataforma de suscripción de pago para podcast en 2021, primero a EE.UU y más adelante se fue extendiendo a otros países. Esta opción, disponible en Anchor, ofrece a los creadores la oportunidad de monetizar su trabajo y marcar sus podcast como «Subscribes only» (solo por suscripción).

Aunque tenemos malas noticias al respecto, ya que en 2023 este servicio dejará de ser gratuito para los creadores. Quienes durante este tiempo recibían el total de los ingresos generados por sus suscripciones, sin pagar comisiones (más allá de los que conllevasen las propias transacciones). Una vez se inicie el 2023, Spotify cobrará una comisión del 5% por este servicio.

Spotify Ad Studio llega a España en 2020

En octubre de 2020, Ad Studio, la plataforma publicitaria «self-service» para empresas y artistas, desembarcó en nuestro país. Como explicó Spotify en un comunicado:  «Los anunciantes, de forma sencilla, podrán aprovechar las avanzadas opciones de segmentación de Ad Studio para conectar con su audiencia, teniendo en cuenta parámetros basados en playlists, podcasts, su ubicación y datos demográficos, entre otros». 

Además, basta con proporcionar un guión a la plataforma para que esta, de forma gratuita, te ayude a crear anuncios profesionales con locución y música en 24 horas. Por otra parte, Ad Studio también proporciona herramientas para medir resultados. Y los anuncios que promocionen música podrán acceder a estadísticas de atribución además de a los informes de campaña.

La batalla legal entre Spotify y Apple

Esta es una historia que viene de largo, la relación entre ambas compañías siempre ha estado rodeada de un halo de tensión. Ya en 2016, Spotify acusó a Apple de cobrar una comisión del 30% a los desarrolladores que distribuyesen apps en la App Store. Y, más tarde, en 2019, esta acusación se materializó en una demanda legal.

Según Spotify, Apple Music compite de manera injusta, ya que “a los servicios externos les cobra comisiones, además de que prohíbe informarles a los usuarios sobre opciones alternativas de suscripción”, lo que, lógicamente, favorece a su propio servicio.

Dos años después, en 2021, la Comisión Europea informó de que Apple había abusado de su posición dominante para la distribución de servicios musicales a través de la App Store. Además, dejó patente su desacuerdo con el uso obligado del mecanismo de compra de la App Store.

Según Margrethe Vestager, comisaria europea de Competencia, “La investigación de la Comisión mostró que la mayoría de los proveedores de streaming trasladaron la tarifa del 30% que cobra Apple a los usuarios finales, aumentando sus precios. Si bien Apple permite a los usuarios usar suscripciones de música compradas fuera de su sistema, sus reglas impiden que los desarrolladores informen a los usuarios sobre estas opciones de compra, que suelen ser más económicas. A la Comisión le preocupa que los usuarios de dispositivos Apple paguen precios significativamente más altos por sus servicios de suscripción de música o que se les impida comprar determinadas suscripciones directamente en sus aplicaciones”.

En lo que respecta a Apple, la compañía afirmó que el centro de la demanda se basa en el hecho de exigir que se anuncien ofertas alternativas en su app para iOS. «Una práctica que ninguna tienda en el mundo permite. Una vez más, quieren todos los beneficios de la App Store, pero no creen que deban pagar nada por eso. El argumento de la Comisión en nombre de Spotify es lo opuesto a la competencia leal”. Actualmente, todavía no se ha alcanzado la resolución del caso.

La plataforma de música une fuerzas con Shopify

Spotify no tardó en ver la oportunidad que suponía, para los artistas con cuenta en su plataforma, el colaborar con Shopify, el famoso CMS, para potenciar la venta de sus productos. Gracias a la integración de enlaces directos en las cuentas de los artistas, estos pueden conectar sus cuentas de Spotify for Artist con sus tiendas online de Shopify, sincronizar sus catálogos de productos y seleccionar qué artículos desean mostrar directamente en sus perfiles de la plataforma de música.

Además, Shopify se presenta como la solución perfecta tanto para pequeños como para grandes artistas, dado que cuenta con una diversa oferta de planes, que pueden adaptarse a los distintos presupuestos y necesidades de unos u otros.

Spotify alcanza un acuerdo de patrocinio histórico con el Barça

En marzo de 2022 se anunció el cierre de un impresionante acuerdo entre la plataforma de música y el club de fútbol barcelonés. Una operación de nada menos que 280 millones de euros que durará cuatro temporadas.

La parte más llamativa es, sin duda, que el Camp Nou pasará a llamarse Camp Nou Spotify. Así mismo, el patrocinio también incluye publicidad en las camisetas de los equipos masculino y femenino. Como explicó el Barça en un comunicado: «En el marco de esta alianza, ambas entidades trabajarán de forma conjunta para crear nuevas oportunidades que permitan convertir la camiseta en un espacio que pueda rendir homenaje a distintos artistas de todo el mundo. Asimismo, como parte de la colaboración, la compañía sueca se convierte en ‘Title Partner’ del Estadio,que modificará su nombre y pasará a llamarse Spotify Camp Nou. En esta línea, el patrocinio tiene la vocación de crear una nueva plataforma para ayudar a los artistas a interactuar con la comunidad global de fans del FC Barcelona«.

Cabe destacar que este acuerdo llegó como agua de mayo para Spotify. La plataforma atravesaba un duro momento debido a la polémica originada tras la salida de Neil Young de la misma. Young tomaba la decisión como protesta ante los podcast que el cómico Joe Rogan publica en Spotify, en los que defiende creencias negacionistas. A Young terminaron por sumársele más artistas, retirando sus canciones, lo que provocó pérdidas del valor de bolsa por unos 2.000 millones de dólares, mientras las acciones se desplomaban un 6%.

La historia de Spotify, protagonista en Netflix

Si la fama y el interés que suscita Spotify ya son grandes de por sí, últimamente se han visto impulsados todavía más, si cabe, gracias a la serie «The Playlist». Esta producción disponible en Netflix narra la historia de Daniel Ek y de cómo creó Spotify. Una historia que ya te hemos contado en detalle pero que, sin duda, te recomendamos que disfrutes de forma visual y acompañada por unas buenas palomitas.

¿Cuál será el siguiente movimiento de la reina de la música en streaming? Estaremos atentos para contarte los nuevos capítulos de la historia de Spotify.

Imagen: Shutterstock

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram