Facebooktwitterlinkedin

Con la nueva revolución digital que ha llegado al mundo en la última década, en especial iniciando la tercera década del siglo XXI, han aparecido muchas nuevas profesiones que se están convirtiendo en una mina de oro, tanto para empresas como para particulares que poseen gran cantidad de seguidores y, por lo tanto, tienen una influencia más o menos significativa en la jungla digital. La publicidad a través de influenciadores (influencers), personas que tienen un conocimiento sobre un tema específico y al mismo tiempo una inmensa cantidad de seguidores que toman muy en cuenta sus posturas o conocimientos. Esto es, además, una mina de oro para empresas que quieran aprovecharse de esta influencia.

Por esta razón, la Superintendencia de Industria y Comercio decidió iniciar un proceso de regularización para establecer normas del juego y lo que pueden y no hacer estos influencers con su “influencia” y las “buenas prácticas” que deben seguir para el público colombiano.

¿Qué es un influencer?

Como ya habíamos dicho, un influencer es, al menos en teoría, una persona que tiene un conocimiento específico en un área y comparte este conocimiento con sus seguidores en las redes sociales. Sin embargo, este criterio puede o no ser completamente cierto, ya que existen muchos influencers cuyo único rasgo a destacar es su atractivo físico, o gustos humorísticos en común con muchas personas.

Estos actores digitales tienen algo en común, un gran número de seguidores, que puede ir de entre un par de miles hasta millones de seguidores, lo que permite a las empresas promocionar productos a través de las redes sociales simplemente pagándole a una persona con mucha “influencia” y obtener un gran retorno con relativamente poco esfuerzo. Lo que no siempre es bien recibido por el público y puede llevar a que los mismos incurran en conductas fraudulentas.

Por esta razón, la SIC, en miras a proteger a los ciudadanos colombianos del mal uso de la publicidad a través de influenciadores, ha decidido redactar una guía de buenas prácticas para iniciar un proceso de regularización.

¿Qué recomienda la guía de la SIC para la publicidad a través de influenciadores?

Google lanza Shoploop: vídeos cortos de influencers pensados para que compres desde el móvil

Las recomendaciones son, en particular, para los propios influencers más que para las marcas, ya que son estos últimos los responsables por el contenido que suben a las redes sociales:

  • Se debe declarar los vínculos del mismo con empresas y los objetivos materiales de las recomendaciones o avales que presentan. Al mismo tiempo, se debe declarar de forma expresa que un cierto contenido ha sido pagado, auspiciado o patrocinado por una marca y no como algo fortuito y ser abierto sobre las relaciones comerciales con las empresas con las que el influencer trabaja.
  • Debe ser fácilmente reconocible la relación comercial del contenido que se publique.
  • Tanto la redacción, como la edición y los procesos para que el material multimedia sea promocionado debe hacer que el consumidor reconozca fácilmente el producto que se promociona.
  • Del mismo modo, si se publicita nuevamente por otro medio, las declaraciones deben mantenerse.

Entre otras prácticas que se establecen claramente en la guía de la SIC y de forma muy detallada, el principal objetivo es que no se haga publicidad anónima, sino que tanto la empresa como el influencer tome responsabilidad del producto que se está promocionando, además, que toda la publicidad que se haga en internet por medios sociales cumpla las normas establecidas en las leyes colombianas.

Imagen de Unsplash

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram