Facebooktwitterlinkedin

Para empezar, debemos definir ¿Qué es la gamificación?, se trata de una palabra proveniente del inglés “game” que significa “juego” y que se utiliza principalmente para referirse a deportes o a videojuegos. En este caso, se trata de convertir una actividad, por ejemplo, una clase, que normalmente podría tornarse aburrida, en una actividad interesante, adaptada a las mecánicas de un juego sencillo.

Existen muchos ejemplos de gamificación, como lo es la app Duolingo, que pretende enseñarte un idioma nuevo utilizando un sistema de niveles muy similares a los de un videojuego sencillo. También puede ser utilizada para el marketing, permitiéndoles a los usuarios desbloquear premios luego de completar un desafío, como cupones de descuento o incluso regalos o tokens intercambiables. Gracias a la interacción, la gamificación tiene un gran potencial para impulsar marcas y para promocionar los productos de un negocio.

El poder de la Gamificación y sus aplicaciones

Si quieres ver ejemplos de gamificación, puedes echarle un vistazo a Google Play y buscar cualquier app para hacer ejercicios, para aprender finanzas, optimizar el tiempo o ejercitar la mente. Gracias a esta técnica se pueden adaptar actividades que pueden llegar a ser tediosas a una experiencia que puede llegar a ser muy disfrutable.

Aplicaciones como Forest! Introducen la mecánica de plantar árboles que crecerán mientras te dedicas a otras actividades y dejas de lado el teléfono, penalizándote si sales de la aplicación, lo que te permite reducir distracciones mientras estudias o trabajas. Esto nos introduce al siguiente punto de la gamificación y es en qué manera se puede utilizar en una empresa.

Gamificación para mejorar el rendimiento de los empleados

Se pueden implementar sistemas que hagan más divertido el trabajo dentro de la infraestructura de una empresa, para hacer que el trabajo sea mucho más divertido, simplificando procesos tediosos, estimulando el trabajo en equipo y reduciendo el estrés laboral que al final de cuentas mejorarán el rendimiento de los trabajadores.

Aplicada al marketing

Otra área en la que la gamificación es ampliamente utilizada son las campañas de marketing, muchas empresas han utilizado distintos tipos de gamificación para crear lealtad entre sus consumidores, un buen ejemplo de esto son las tarjetas de regalo, o los sistemas de puntos al comprar en una tienda online.

Cuando compras en alguna de estas tiendas, se van acumulando puntos en un perfil que el propio usuario se ha creado o que le fue creado con su primera compra, cada vez que compres en dicho local se acumularán puntos hasta que puedas canjearlos por algún producto.

El BBVA lanzó una campaña hace ya un tiempo con la que intentaba promover el uso de la banca online, estimulando a los consumidores a aceptar retos que, para cumplirlos, debían realizar ciertas acciones dentro de la web del banco. Otro ejemplo es la agencia de seguridad vial de Estocolmo, en la que se incluía a quienes respetaran las leyes de tránsito en una lotería en la que el premio era el dinero recaudado por las multas de tránsito, un ejemplo en el que se pueden promover ideas a través de la gamificación basada en recompensas.

Qué es la gamificación: cómo usarla en tu estrategia de marketing online

Principales ventajas de la gamificación

La gamificación utiliza los principios de la psicología conductista, basándose principalmente en las recompensas y, en instancias educativas en el castigo, de forma que las propias mecánicas de juego permitan a los usuarios sentir refuerzos positivos cuando hacen bien una tarea y, en el caso de la educación, penalice, bien sea virtualmente o a través de un sistema de puntos, las equivocaciones.

Al tener mecánicas de juego, es divertida y puede llegar a ser muy estimulante y permite simplificar los procesos de aprendizaje, crear engagement con tu marca con mucha mayor facilidad.

Imagen de Freepik.es

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram