Tiempo de lectura: 6 minutos
Shares

Habrás oído hablar muchas veces de la estrategia de branded content como uno de los pilares básicos de tu presencia en las redes sociales. ¿Y qué es eso del branded content? 

Qué es el branded content

Branded content es otra expresión anglosajona que no es otra cosa que la creación de contenidos vinculados a tu marca. Aunque está de moda en entornos online, no se aplica sólo ahí, ya que también es una tendencia en la publicidad offline, sobre todo en televisión.

Hablamos de esos anuncios etéreos de Apple en los que, en lugar de contarte las prestaciones de su nuevo iPhone, nos cuentan historias con fuerte carga emocional en las que se enseña lo que puedes hacer con un iPhone en tu vida diaria, tanto personal como profesional. Aquí tienes un ejemplo brillante, aunque ya tiene unos años, de cómo hablar de un producto sin enseñarlo siquiera:

Es decir, que el branded content va de algo ten sencillo como no machacar a tus seguidores con publicidad, sino darles contenidos que les sean útiles o, como en este caso, que les diviertan. No olvides que el humor debe ser una parte importante de cualquier estrategia online que quiera llegar a algún sitio.

Branded content: ¿al alcance de todos?

Partamos de la base de que el branded content requiere de la creación de contenidos originales.

Este es uno de los fallos que muchas empresas cometen reiteradamente. Es muy complicado tratar de vincular a tu marca con contenidos creados por terceros. Aparte de eso, en términos de SEO no es una estrategia que vaya a funcionar, ya que hace bastante tiempo que Google prima en el posicionamiento a los contenidos originales sobre las copias.

redactoresEs decir, si en tu blog te limitas a copiar (en teoría citando a la fuente) contenido creado por terceros, el mérito ante Google y ante tu comunidad de seguidores no va a ser para ti, sino para el creador original del contenido. Y aquí reside la dificultad, ya que crear contenidos originales es complejo y lleva tiempo. 

Tiempo, justo lo que las pymes no suelen tener en abundancia. Por eso es importante pararse a pensar y diseñar una buena estrategia de contenidos (de la que el branded content debe ser parte fundamental) antes de lanzarse a crear un blog corporativo o a publicar en las redes sociales. Sólo hay que echar un vistazo a Twitter para ver qué empresas se esfuerzan en crear contenido propio y cuáles fían su reputación online al retuiteo de contenidos de terceros.

Eso no quiere decir que una empresa deba vivir aislada del mundo y no hacerse eco de lo que dicen otros, pero ese tipo de contenidos no pueden ser el 100% El branded content está directamente vinculado con la reputación online y el buzz que una marca es capaz de generar. Es muy sencillo: Si quieres que hablen (bien) de ti, debes ser capaz de dar motivos para ello. Y eso requiere tiempo y esfuerzo que tienes que estar en disposición de hacer.

No creas que crear contenidos originales es patrimonio exclusivo de las grandes marcas con presupuestos marketing muy altos. A veces la imaginación puede más que el dinero. Si cualquiera tuviera las claves para que un contenido se haga viral, todo el mundo lo haría, bastaría con contratar una agencia para ello. Sin embargo, ni las agencias de marketing especializadas pueden garantizar la viralidad de un contenido, a pesar de que, a priori, tenga todos los ingredientes para ello.

7 claves para un branded content “low cost”

1.Storytelling

Cuenta una historia que sea consistente en sí misma. Tu producto en esa historia puede ser el vehículo o el canal que consigue que la historia se haga realidad, pero no el protagonista. Recuerda que las buenas historias responden al esquema planteamiento-nudo-desenlace.

2.Emociones

 El branded content debe tener un componente emocional, que puede ser más o menos marcado según el producto del que se trate. Algunos lo tienen muy fácil: coches, seguros, teléfonos, hoteles… En otros es más complejo, pero siempre podemos buscar las experiencias personales de empleados o de clientes, pero nunca desde una perspectiva de “vender” el producto descaradamente, sino de cómo el producto les ha facilitado la vida. Cuidado, en el ámbito emocional la línea que separa lo emocionante de lo sensiblero es muy fina.

3. Originalidad  

marca personalHay muchas formas de contar lo que ya han contado otros antes. En lugar de limitarte a hacerte eco de noticias vinculadas con tu sector, ¿por qué no cuentas la opinión de tu empresa sobre ellas? Sí, una empresa puede tener opiniones y en muchos casos debe tenerlas.

4. Target

No todo el mundo es receptivo a las mismas cosas. Según el perfil del cliente al que te dirijas, así serán sus intereses. No se trata de hablar de lo que te interesa a ti, sino de lo que les interesa a tus clientes actuales y potenciales.

5. Equipo

Tienes empleados que viven el día a día de tu negocio. Ahí hay un montón de historias que contar. Implícalos en la estrategia y verás como tendrás muchas cosas que contar.

6. Vídeos

No necesitas tener un blog super sesudo si no tienes tiempo o recursos para ello. Pero sí puedes tener un buen canal de Youtube. Vídeos que cuenten historias, de lo que pasa a tu alrededor, de cómo te relacionas con la gente o de cómo tu producto realmente ayuda a la gente a sentirse mejor son un potente elemento de marketing. Y sí, esto sí puedes hacerlo con tu móvil.

7.Hazlo móvil

Muchas empresas creen que su producto o servicio no se ajusta a una app móvil, y puede ser cierto. Pero sí puedes crear una app vinculada a tu marca en la que la gente pueda hacer cosas, aunque sea divertirse con tus amigos. Sólo hay que echarle un poco de imaginación.

Qué (no) es branded content

Por último, no confundas el branded content con el product placement. En esta última modalidad el producto no es una parta activa de la historia que se cuenta, sino que se limita a estar allí. Como no siempre es fácil distinguirlos, aquí va un truco: hablaremos de product placement cuando el producto que aparece sea intercambiable por otra marca.

En el branded content la historia está ligada a los atributos del propio producto. En el vídeo que has visto antes, la marca SsanYong no puede ser cambiada por otra sin que la historia pierda su sentido. Por contra, y ya que hablamos de coches, si has visto alguna película de la saga “Transporter” verás que el Audi que siempre aparece allí podría ser cambiado por un BMW o un Lexus sin que el guión de la película tuviera que cambiar una coma.

Por último, el branded content es una estrategia de marketing que permite saltarse las restricciones publicitarias como bloqueadores de anuncios y similares, ya que ni es percibido como publicidad ni tiene por qué difundirse por canales publicitarios. Las redes sociales son nuestras grandes aliadas en este tema, pero tenemos que ser capaces de dar con la tecla correcta.

 

Shares