Facebooktwitterlinkedin

Los granjeros y productores son uno de los eslabones fundamentales para la economía en cuanto al sector alimentario y  de restauración se refiere. A pesar de ello también son el eslabón más débil en esta cadena de suministro, recibiendo por lo general ganancias reducidas en contraste con los precios a los que sus productos llegan a su destino.

De la misma forma son la parte del gremio cuya transición digital se ve más complicada, debido principalmente al contexto de su trabajo y sus locaciones. Por ello, en orden de redefinir el proceso de suministro tanto para restaurantes como agricultores en Latinoamérica, nació la startup colombiana Frubana.

Frubana: una startup decidida a conquistar los restaurantes y comercios latinoamericanos

Fundada en 2018, Frubana propone un mercado digital desarrollado especialmente para el sector de la restauración y los pequeños comercios relacionados con alimentos.

Esta plataforma ofrece un medio más directo para que los agricultores y productores puedan comercializar sus productos de manera digital, eliminando además la fricción que generan los diversos eslabones en la cadena de suministro, los cuales elevan los costos de los productos sin realmente aportar ninguna clase de valor a estos.

Fabián Gómez, CEO y fundador de Frubana, es un ingeniero industrial criado en los campos colombianos del departamento de Atlántico. Desde temprano supo relacionarse con el campo, sus productos y más importante aún, su comercialización. Una vez graduado, Gómez comenzó a trabajar para consultorías en los campos de estrategia y operaciones, sin embargo, su pasión lo llevaría al mundo de las startups pero de la mano de Rappi, la plataforma de Delivery, a la que se uniría como parte del equipo inicial.

Goméz creció junto con Rappi adoptando mayor responsabilidad, al punto de encargarse de la apertura de las primeras operaciones internacionales de la empresa. El tiempo pasado en la compañía le permitió entrar más en contacto con el mundo de los restaurantes, lo que terminó dándole una nueva perspectiva sobre el estado de la cadena de suministro, pues, veía que los precios de los campos eran totalmente distintos a los que llegaban a los locales, y sin cambios reales en los productos. Es aquí donde toma la decisión de crear Frubana para atacar esta deficiencia.

Frubana: Una historia de crecimiento y evolución durante la pandemia

En 2019, la startup colombiana Frubana levantó su primera ronda de financiación, una ronda de Serie A por 25 millones de dólares, unos 102.000 millones de pesos. La misma fue liderada por GGV y Monashees, además de contar con la participación de fondos como Tiger Global y SoftBank. Esta primera inyección de capital sirvió para impulsar el desarrollo tecnológico de la empresa, buscando mejorar su respuesta frente a las necesidades de sus clientes y asociados.

Pero este sería solo el primer paso, pues su segunda ronda de financiación llegaría en 2021, con una ronda de Serie B por 65 millones de dólares, alrededor de 265.000 millones de pesos. Esta ronda estaría liderada por Hans Tung, socio de la firma de capital de riesgo GGV Capital. En esta también podemos contar la repetición de inversionistas previos como Tiger Global Management, Softbank y Monashees, y la nueva adición de Lightspeed Venture Capital.

Esta segunda inyección ayudaría a reforzar el nuevo camino de la compañía, que había diversificado su modelo de negocio. De tal manera, Frubana no se trataba nada más de frutas y verduras, sino también de abarrotes, proteínas e incluso productos de limpieza, es decir, ahora vendía todo lo que un restaurante o comercio podría necesitar, facilitando las gestiones de compra para sus clientes.

Este hilo de crecimiento ha llevado a Frubana a pasar de un equipo de 20 empleados directos y en total 50 colaboradores en su primer año, a una compañía internacionalizada, con sede en 7 ciudades de Colombia, México y Brasil y una plantilla de más de 300 empleados. Y con un estimado de más de 60.000 clientes que realizan sobre 2.000 órdenes diarias.

Frubana: de la reducción del desperdicio de alimento a la financiación de los pequeños comercios

Como hemos visto el modelo de negocio de la compañía colombiana ha ido evolucionando y creciendo a medida que la misma se expande.  Frubana no solo puede mantenerse al día con sus clientes y socios, sino también con las tendencias tecnológicas, además, le permite ir implementando nuevas prácticas de cara a mejorar el futuro del sector y atacar los problemas más apremiantes.

Un ejemplo de ello es la amplia reducción en cuanto al desperdicio de alimentos presentado desde su incorporación a la cadena de suministros, tal como explica Goméz.

“Lo que estamos haciendo en Frubana es coger cada uno de esos problemas, de esas oportunidades y meterles tecnología. Todo lo que nos compran los restaurantes queda registrado. Ya sabemos qué tipo de restaurante consume cuánto. Cuando tengamos más datos podremos predecir incluso un año completo. Con esa información podemos salir a comprar. Eliminamos los desperdicios. Nosotros estamos desperdiciando menos del 3% de la fruta que compramos, cuando en general es 58% que se desperdicia en toda la cadena

También ha planteado un nuevo horizonte para los agricultores y productores, ayudando en su proceso de digitalización, ya que, además de brindar un portal para la venta de sus mercancías, ha logrado insertar medios de pago electrónicos en su día a día acercándolos más a las nuevas corrientes económicas. Finalmente, también están manejando un nuevo modelo de negocio, con el cual planean extender créditos a los pequeños comercios para ayudar en su crecimiento.

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram