Copiar enlace

En los últimos meses, hemos visto cómo la inteligencia artificial generativa y la aparición de ChatGPT han sacudido la industria de la tecnología. A partir de esto, muchas empresas están trabajando arduamente para construir sus propios modelos de chatbots capaces de crear texto, códigos e imágenes.

En este sentido, el gigante tecnológico Amazon también se ha unido a la carrera de la IA generativa, por lo que la división de competición de la nube, Amazon Web Service (AWS) ha anunciado recientemente su nueva plataforma de IA, Bedrock. Pero, a diferencia de Google y Microsoft, las soluciones de Amazon están dirigidas a clientes corporativos.

Bedrock, la nueva solución de Amazon Web Services

Hay que tener algo claro, a Amazon no le interesa competir con ChatGPT. Lo que el gigante tecnológico quiere es aprovechar el furor de la IA para comercializar sus servicios de la nube, por lo que Bedrock es una solución que se basa en AWS y ofrece modelos de lenguajes para que terceros puedan desarrollar sus propias herramientas de IA.

Gracias a Amazon Bedrock, los clientes corporativos serán capaces de crear sus propias aplicaciones de IA generativa, haciendo uso de las diversas herramientas tecnológicas de diferentes startups.

En un primer momento, la plataforma brinda acceso a Claude, una solución conversacional de Anthropic que ha sido desarrollada sobre la base de la IA constitucional de la compañía, además de Jurassic-2 creado por AI21 Labs. Asimismo, Bedrock dará acceso API en plataforma a los modelos de Stability AI, en la que se incluye Stable Difussion, un generador de texto a imágenes.

Por otro lado, y coincidiendo con el lanzamiento de Bedrock, Amazon ha anunciado la presentación de dos nuevos modelos de lenguaje grandes, los cuales se incluyen en el modelo fundacional propio Titan, y a los que Bedrock dará posibilidad de acceso. Estos dos nuevos modelos desarrollados con machine learning son: Titan Tex, para crear texto a partir de instrucciones, y Text Embeddings, capaz de producir una representación matemática del texto para utilizarlo en tareas como traducciones y búsquedas.

Datos limpios y seguros

Amazon ha asegurado que Bedrock permite que los clientes puedan utilizar sus sistemas sin que la información introducida se filtre en el conjunto más amplio de datos que se han utilizado para entrenar estos modelos. Lo que responde a la mayor inquietud de las organizaciones que desean crear sus propios productos con esta tecnología.

Y es que las empresas, especialmente las que trabajan con información confidencial, como las de servicios financieros o proveedores de atención médica, se preocupan por la confidencialidad de sus datos. Cuando los usuarios comienzan a interactuar con un modelo, es posible que la información confidencial de la empresa se filtre a los datos de entrenamiento del sistema y sea compartida con otros clientes.

Según el anuncio de Amazon, «ninguno de los datos del cliente se utiliza para entrenar los modelos subyacentes, y puesto que todos los datos están encriptados y no salen de la Virtual Private Cloud (VPC) del cliente, los clientes pueden confiar en que sus datos seguirán siendo privados y confidenciales».

Por último, y en su búsqueda por incursionar en la IA generativa, Amazon también expandirá el acceso a chips personalizados, más económicos y eficientes para hacer funcionar el software de IA. La empresa está haciendo de su herramienta de IA para codificación, CodeWhisperer, un servicio gratuito con el cual ayudar a programadores a escribir y reparar códigos.

Aunque aún no se conoce el coste para acceder a estas herramientas, lo que queda claro es que Amazon Bedrock no es una propuesta para pequeñas empresas. De hecho, la tecnológica ha dicho que Deloitte y Accenture son dos de las primeras empresas que podrán acceder al proyecto. Por ahora, se ha abierto una lista de espera para aquellas marcas que quieran unirse.

Foto: Depositphotos

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram