Facebooktwitterlinkedin

Tanto si tienes un negocio digital como si simplemente trabajas con una tienda u oficina tradicional, seguramente utilizas internet cada vez más para todas las gestiones relacionadas con tu empresa. Incluso un simple datáfono se ha convertido en una herramienta que necesita utilizar la conexión a internet para poder facilitar los pagos en tu negocio, a lo que seguramente hay que sumar tus bases de datos en la nube, tus consultas a proveedores, tu correo electrónico, tu página web, y una enorme variedad de servicios que pasan por la red de redes.

Todos estos aspectos de tu negocio son fundamentales y sostienen en parte o totalmente el funcionamiento de tu empresa, de forma que resulta fundamental adoptar medidas de una importancia acorde para protegerlos. Un simple hackeo, una filtración o una infección de ransomware pueden bastar para dar al traste con toda la contabilidad de tu empresa o vulnerar la integridad de tus métodos de pago. Por ello, es fundamental que protejas tu conexión, tus equipos y tus gestiones online para no pasar por este tipo de apuros.

6 consejos para proteger tu negocio de las ciberamenazas

1. Utiliza herramientas anti-malware

El malware es una de las principales amenazas para los equipos informáticos desde hace décadas, y todo apunta a que seguirá siendo así durante muchos años más. El software de tus dispositivos se renueva continuamente y los hackers no dejan de buscar los puntos débiles de cada actualización para acceder a los datos contables y fiscales de empresas grandes y pequeñas, así que asegúrate de contar con un software anti-malware de primera línea capaz de detectar y bloquear cualquier tipo de código malicioso en tus dispositivos.

2. Utiliza una VPN

Aunque tus dispositivos estén libres de malware, cuando envías o recibes datos online los expones a posibles ataques de terceros que estarán más allá de tu control. Una sola vulnerabilidad en cualquiera de los nodos informáticos por los que pasará tu información puede hacer que los atacantes obtengan tus nombres de usuario, contraseñas o números de tarjeta de crédito. Una VPN para PC o Mac te permitirá encriptar toda esta información para que, incluso si cae en malas manos, resulte indescifrable y mantenga protegidos todos los datos esenciales de tu empresa.

3. Actualiza tu software

Si los desarrolladores de sistemas operativos o programas de ofimática lanzan actualizaciones y parches continuamente es, en buena medida, porque sus servicios de ciberseguridad detectan diferentes vulnerabilidades en su código y las subsanan cuanto antes. Si evitas actualizar tu software, estás permitiendo que permanezca en un estado de vulnerabilidad que puede ser aprovechado fácilmente por terceros para acceder a tus datos. El software desactualizado fue responsable, en buena medida, de los grandes daños causados por el virus WannaCry en 2017, así que no dejes que la pereza te pierda.

4. Mantén una copia de seguridad en frío de tus datos

Si tienes todos tus dispositivos conectados a la red, una vulnerabilidad en uno de ellos puede extenderse fácilmente al resto y causarte pérdidas de datos en todo tu sistema. Por esto es esencial que conserves una copia de seguridad de tus datos básicos en un dispositivo físico desconectado de internet, como un disco duro externo. De esta manera, incluso si se produjese una vulnerabilidad grave en tu sistema, siempre mantendrás a salvo esos datos y podrás utilizarlos como punto de restauración.

5.Utiliza contraseñas robustas y completamente únicas

Muchas empresas utilizan contraseñas sencillas para acceder a sus sistemas porque quieren facilitarles las tareas a sus empleados. Sin embargo, este tipo de contraseñas como el nombre de tu empresa, ‘1234’ o la palabra ‘contraseña’ son terriblemente peligrosas y pueden causarte serios problemas debido a lo fácilmente que pueden ser vulneradas. Debes asegurarte de utilizar contraseñas complejas y de elegir una contraseña diferente para cada cuenta, ya que de esta forma las posibles filtraciones de una plataforma no afectarán a ninguna otra en la que tengas una cuenta digital.

6. Desconfía de elementos sospechosos y utiliza el sentido común

Muchos de los ciberataques, infecciones y robos de contraseñas se producen debido a un desliz de sus propietarios al responder con información sensible a un correo electrónico malintencionado, al rellenar un formulario falso en internet, o al facilitar datos críticos en una llamada telefónica inesperada. Ten presente que tus plataformas digitales no te pedirán nunca datos como tu nombre de usuario o contraseña, y desconfía siempre de los correos electrónicos o las páginas web que te inviten a facilitar estos datos con carácter de urgencia. Este tipo de estrategias son características de los ataques de phishing, y pueden ser muy dañinas si te encuentran con la guardia baja.

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram